1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12

El siglo de Balenciaga

La vida puede ser de muchas maneras, pero hay prendas de vestir que elevan el ser.

Amar un vestido y guardarlo para la posteridad ha sido siempre un acto de amor clandestino. Hasta ahora. Los romances ocultos entre las mujeres y sus armarios viven días de liberación. Las prendas retornan al exterior y reclaman su poder; se enseñan, se comparten y se prestan para su exposición. Son la biblia de la magnificencia de una profesión, contada por capítulos, en una exposición que deja al descubierto vestidos que, durante tiempo, fueron privados.

Historias de…

Modelos – El sobrino, orgulloso, miraba las fotos de su tía Meyes: «era guapísima». La modelo zaragozana trabajó para Balenciaga. Llegó a ser modelo habitual de la firma y creó su propia marca de joyería. Fue una imprescindible del círculo intelectual del zaragozano Café Niké frecuentado Miguel Labordeta, Alfonso Buñuel o Luis García-Abrines, figura clave del surrealismo aragonés que le cedió su buhardilla parisina en 1953, donde haría nuevas amistades con Courrèges y su círculo. En 1962, «la hepatitis y su extrema delgadez la vencieron», me confesó el familiar. «¿No tuvo descendencia?». «No. De hecho, murió embarazada».

Historia – Adela Quijano Secades fue la esposa del embajador Ángel Sanz-Briz, nuestro Schindler particular (destinado en Hungría, salvó la vida de 5.200 judíos durante el Holocausto facilitándoles pasaportes españoles). Su Balenciaga de encaje blonda color visón data de 1950. El encaje ya estaba por entonces de moda en las noches de la alta sociedad madrileña.

Arte – El cuadro «Annabel», de Bernard Buffet (1959), es una de esas maravillas en las que el artista pintó a su musa y esposa vestida con Balenciaga. Según se desvela, eran los trajes de alta costura los que inspiraban al pintor ¿Quién dijo que los hombres no aman a los vestidos de sus mujeres?

Costura – Pedro Esteban Lozano, antiguo costurero del modista de Getaria y que posteriormente tendría su propia firma en Zaragoza, asistió al evento con su familia y sus 83 años, para disfrutar de cómo dos de sus creaciones contextualizaban los años 60. La edad ha hecho mella en su figura, pero el genio permanece. «Tú, muchacha, hazme fotos». Como buen jefe de taller, repasó la exposición traje por traje. Al día siguiente, el comisario me confiesa que recibió su llamada: «todo estaba muy bien, Pedro», le dijo.

Fotografías – Las novias, siempre las más fotografiadas, generan de alguna manera un gran legado testimonial visual. Entre fotografías de novias de la exposición destaca la del enlace de Carmen Martínez-Bordiú con Alfonso de Borbón, vestida por la última creación del maestro Balenciaga (1972). Cuentan que, Carmen Franco insistió en que la flor de Lis se viese perfectamente en el vestido, porque en ese momento Alfonso de Borbón era aspirante al trono francés, y el emblema de los Borbones en Francia era esa flor. Para ello, Balenciaga hizo 2 versiones del posible vestido de novia de Martínez-Bordiú, uno más sencillo y otro más completo. Cuando les presentaron los dos vestidos para que eligieran uno, la mujer de Franco dijo «el más sencillo no, el más aparatoso».

El vestido de puesta de largo de Pilar de Yarza y Mompeón, presidenta de Heraldo, la firma de unas costureras en el bajo de un vestido de fiesta de Eisa San Sebastián, el único vestido (de novia, del año 39) que ya estuvo en la exposición «El mundo de Balenciaga» inaugurada hace 45 años, el 20 de febrero del 74, y el amago (maldito) de Balenciaga de saltar al prêt-à-porter en una fábrica de Tarazona que quedó en un sueño roto. Historias sin contar contadas. Viento fresco, aires nuevos y luz para los amantes de la moda y del modisto de Getaria.

El siglo de Balenciaga

Inaugurada en el Pablo Serrano de Zaragoza en marzo de 2019, ha pasado por el DiDam de Bayonne, y continua su camino. La exposición, creada por el comisario Pedro Usabiaga y el historiador de moda Enrique Lafuente, cuenta un viaje emocional a través de la presentación de objetos y prendas de Balenciaga y sus contemporáneos, guardados hasta la fecha en los armarios de colecciones privadas. En plena gira internacional, puede seguirse su periplo en las redes sociales de ambos comisarios.